Abominación: El Heredero de Frankenstein

París, 1819. En Laboratorios secretos diseminados por la Ciudad, pilas de extremidades incruentas y órganos humanos abastecen una competición de pesadilla. Una Criatura que no debería existir desea que un Grupo de Científicos amorales insufle vida a un ser atroz para que le haga compañía. En otro lugar, un viejo y canoso Capitán de Barco empuña su pistola. Ha venido a honrar, si el valor le acompaña, la promesa que le hizo a un moribundo Víctor Frankenstein.
Compartir: