Fuga de Colditz

El Castillo de Colditz fue una prisión de máxima seguridad para prisioneros de guerra durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Los oficiales allí recluidos tenían en su historial repetidos intentos de fuga, así que la Prisión reunía las mejores medidas de seguridad del momento, para evitar que nadie escapara de ella.
Compartir: