La Isla del Botín

1640 d. C. - Una terrible maldición cayó sobre una hermosa Isla en el océano Índico. Poco después, se descubrió que su magia negra no solo afectaba a cualquiera que trataba de llevarse algo de la Isla, sino que también perseguía a todo aquel que se atrevía siquiera a acercarse a sus costas. Los Piratas más avispados y oportunistas pronto se dieron cuenta de que la Isla era el lugar perfecto para esconder su Botín, ya que, una vez enterrado, era prácticamente imposible que alguien lo robara (de nuevo). ¿Los Tesoros se perdieron para siempre? Bueno, casi para siempre.

Compartir: