Dominion Terramar

Tan solo pides un barco grande y una estrella para guiarlo. Y alguien que sepa cómo llevarlo a buen puerto siguiendo las estrellas. Parece que, al final, has conseguido hacerte con algunos de los ríos que anhelabas y que van a parar al mar. Pero son aguas peligrosas, infestadas de piratas, a través de las cuales tienes que enviar con cautela barcos llenos de ratas para alcanzar los puertos lejanos, repletos de mercaderes, donde poder empezar un lucrativo negocio. Primero, debes tomar el control de algunas islas, como punto de apoyo: los nativos parecen amistosos, a juzgar por los gritos de júbilo que emiten cuando te acercas y por las lanzas y dardos envenenados que te ofrecen antes incluso de que estés lo suficientemente cerca como para aceptarlos adecuadamente.
Compartir: